(+34) 922 296 700 info@asinte.org
Síguenos en: fb-icotwitter-icolinkedin-icoig-ico
¿Cómo avanza la transformación digital en las empresas españolas?

En los últimos años, debido al gran avance que ha habido a nivel mundial en el campo de la digitalización empresarial, España se ha convertido en uno de los primeros países en materia de servicios digitales, según el informe DESI 2022. Asimismo, ha habido un incremento en las empresas que tienen tienda online, según el estudio de ONTSI de digitalización de las pymes 2021.

Sin embargo, para muchas empresas españolas, la transformación digital se encuentra por detrás de otros factores como la fiscalidad, la rentabilidad, la competencia o la captación de clientes. El sector de la empresa también es un factor que rige la importancia del proceso de digitalización, siendo actividades como la agricultura o el transporte las que menos urgencia muestran por digitalizarse. 

Por otro lado, en el contexto actual las empresas conocen la importancia de tener un plan de transformación digital, sin embargo, en 2020 se ve reducida su preocupación con respecto a años anteriores.


La digitalización de las empresas en España: breve estado actual

En el año 2017, el Observatorio de Vodafone lanzó un estudio sobre el estado de la digitalización en las empresas españolas y uno de los factores valorados fue qué prioridad conceden a la digitalización. De esta manera, las microempresas (1 - 9 empleados) le dieron una valoración de 6 puntos sobre 10, mientras que las pymes (10 - 99 empleados) le otorgaron un 6’3. Por último, las grandes empresas (+100 empleados) le atribuyeron 7’2 puntos, siendo las que más énfasis hacen con respecto a los dos segmentos anteriores. Tres años después esas cifras han disminuido en 5’2, 6’1 y 6’8 respectivamente, manteniéndose la tendencia según el tamaño de la empresa.

Por otra parte, al preguntar por el freno que impide un mayor avance en el proceso de digitalización los tres sectores coincidían en que el principal era el miedo a que la implementación tuviera un coste elevado. Mientras que en 2020 esta sigue siendo la principal barrera de las microempresas, en las pymes y las grandes empresas ha pasado a un papel secundario, preocupando más la falta de entendimiento y formación con las tecnologías implementadas en los usuarios y los empleados.

En cuanto a las soluciones de transformación digital a la que más fondos se destinan, en el primer estudio se concluía que la seguridad fue la mayor inversión en las empresas de todos los tamaños, seguida de cerca por la conectividad. No obstante, en el estudio más reciente se produce un cambio y, aunque la seguridad sigue siendo muy importante, la conectividad pasa a tener un mayor peso, ocupando la primera posición. Además, es destacable que entre las microempresas el internet de las cosas se encuentra en tercera posición, muy cerca de la seguridad.


Los proveedores externos son la opción preferida para la implantación de soluciones

Siguiendo los mismos informes realizados por el Observatorio de Vodafone tanto en 2017 como en 2020, la gran mayoría de PYMES y grandes empresas prefieren contratar personal externo a la hora de adoptar soluciones digitales y contribuir a la transformación digital de su negocio.

Concretamente, en 2017, para la implantación de medidas de digitalización más del 70% de las empresas creyó que necesitaría, en mayor o menor medida, ayuda de proveedores externos. De entre los diferentes tipos de proveedores y según el segmento de la empresa, encontramos que las microempresas recurrían más a operadores de telecomunicaciones y a empresas y proveedores de informática. Por su parte, las pymes coinciden en el primer puesto para operadores de telecomunicaciones, pero en segundo lugar recurrirían a empresas consultoras. Esto ocurre al contrario en las grandes empresas, que acudirían en primer lugar a empresas consultoras y en segundo a operadores de telecomunicaciones. Así, los operadores de telecomunicaciones son la opción preferida con respecto a las demás, seguidos de cerca por las consultorías. 

Sin embargo, en los tres años posteriores, el porcentaje de microempresas que decidió que recurriría a personal externo para su digitalización descendió hasta el 55%. En cuanto a las pymes también se produjo un descenso, aunque menos drástico, siendo un 75% de las empresas las que buscarían la ayuda de terceros. En cambio, en las grandes empresas asciende el porcentaje hasta un 84%, resultando mayor que en los años anteriores. En cuanto a los proveedores que contratarían para llevar a cabo la transformación digital, los tres segmentos coinciden: cuentan en primer lugar con empresas locales de informática y en segundo con operadores de telecomunicaciones. Por tanto, si bien es cierto que se mantiene la preferencia por los operadores de telecomunicaciones, se observa una mayor inclinación por los negocios locales. 

Por último, aunque las empresas están cada vez más digitalizadas y centran su atención en la seguridad y la conectividad principalmente, ciertas áreas como la realidad virtual o la robótica aún no son una prioridad. 


El futuro de las TIC